Cómo valora una empresa el Private Equity 

Conoce más sobre el Private Equity de la mano de Delicias Capital Gestora  que invierte en PYMEs a nivel nacional

 

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) refleja en enero de 2022 en su web, la existencia de 124 gestoras de capital riesgo de tipo cerrado (SGEIC), siendo 60 de Venture Capital y 64 de Private Equity.  

 

Todas ellas tienen como objetivo invertir en el capital de compañías que puedan revalorizar su inversión en un plazo orientativo de 5 años, por al menos 2 o 3 veces el dinero invertido. Es una fuente de financiación ideal para el desarrollo empresarial.  

Los gestores de estas firmas además de asumir un compromiso de dedicación completa, aportar su conocimiento, contactos y experiencia han de invertir personalmente por lo que su implicación es absoluta en tanto si la inversión resulta fallida, quedará dañada su reputación y perderán dinero. 

Obviamente para reducir el riesgo de las inversiones que realizan se utiliza un coeficiente de diversificación que orientativamente puede suponer el destinar un máximo del 10% del tamaño del Fondo que gestionen a cada empresa en la que invierten. 

Para obtener esas plusvalías tan deseadas han de realizar una exhaustiva labor de búsqueda, análisis y negociación de términos y condiciones que permitan visualizar la revalorización objetivo. 

Por tanto, para valorar una compañía no cotizada, además de utilizar referencias de mercado que permitan establecer un rango de valor por múltiplos comparables de transacciones recientes, han de inferir el futuro de su inversión, para lo que realizarán un trabajo pormenorizado en el que identificarán riesgos y drivers de valor que permitan cuantificar los flujos de caja que una empresa puede generar, atendiendo al plan de negocios a desarrollar con la inversión que se desembolse. 

 

Cómo valorar una empresa desde la perspectiva del Private Equity 

 El Venture Capital, que invierte en etapas tempranas, utiliza generalmente métricas de valoración que con frecuencia no obedecen a parámetros financieros rigurosos, y si más relacionados con referencias de mercado que entiendan son aplicables por la comparabilidad de la compañía objeto de valoración y las transacciones recientes identificadas. Las posibilidades de error son realmente elevadas. 

En el Private Equity se trata de valorar empresas con un “track record” que pueda soportar unas proyecciones sobre la base de los resultados recientes obtenidos, la estabilidad de la empresa y las variables fundamentales de negocio que según la experiencia sean más previsibles. 

Lógicamente, la identificación de variables críticas en el desarrollo del negocio, su evolución razonablemente previsible a tenor del histórico reciente, no es algo baladí, requiere de experiencia, procedimiento, y un concienzudo estudio al que se incorpora el Investment Case, es decir, el plan de negocios a desarrollar: las inversiones necesarias, los recursos requeridos, la capacitación profesional y el liderazgo de sus cuadros directivos, entre otros. 

El resultado de ese estudio deberá confrontarse con parámetros de mercado aplicables de transacciones recientes para concluir con un rango de valor sobre el que realizar una oferta de compra o de toma de participación. 

En el gráfico siguiente tenemos un esquema del ejercicio y visión del Private Equity a la hora de realizar una valoración societaria: 

 

En el gráfico anterior destacamos varios aspectos: 

 

  1. El valor atribuido no tiene porqué coincidir con el precio de compra. 
  2. El valor atribuido está íntimamente ligado a la capacidad de la compañía para generar dinero. 
  3. El valor de una compañía es mayor en la medida en que existan ventajas competitivas sostenibles y diferenciales. 
  4. Por último, la cualificación e implicación de los directivos y empresarios es determinante para aceptar el valor obtenido a partir de los modelos econométricos utilizados. 

         

        Dificultades del proceso de valoración

         Con frecuencia bien por la singularidad de la empresa a valorar, bien por el tamaño de la compañía, o bien la ausencia de informes de auditoría de la empresa de los ejercicios precedentes entre otros es realmente difícil (1) localizar referencias de mercado aplicables a la compañía en cuestión, sobre todo en el ámbito del Venture Capital, (2) aplicar correctamente las métricas localizadas (cuyos parámetros son difusos con frecuencia, al no conocer las bases de cálculo con certeza) y (3) la ausencia de contabilidad analítica y de una praxis contable adecuada para realizar una proyección fundamentada correctamente. 

        Lógicamente, si la empresa a valorar ha estado asesorada por profesionales competentes, el proceso se facilita enormemente, sobre todo para los analistas de inversiones de las firmas de Private Equity. 

        En Delicias Capital contamos con un equipo de profesionales cualificado que realiza un trabajo de análisis que esté soportado documentalmente y sea coherente en todos sus extremos, aunque no es tarea fácil y requiere de tiempo.