¿Cuándo y cómo vender una empresa familiar?

¿Sabría identificar en qué momento y bajo qué condiciones vendería su empresa familiar? 

La empresa familiar en la economía española

Las empresas familiares son el motor de la economía española.

En términos cuantitativos, representan el 85% del total del tejido empresarial, y su facturación supone un 70% del Producto Interior Bruto de nuestro país, además de dar trabajo a más de diez millones de personas en España.

En España hay 2,8 millones de empresas familiares, y cada vez representan un papel más importante en el sistema económico. No sólo por las cifras comentadas, sino también por las aportaciones en otros aspectos fundamentales de la economía, como por ejemplo la innovación y el emprendimiento.

El grueso de estas compañías son PYMES, aunque también hay grandes grupos propiedad de familias españolas que se han hecho un hueco entre las 500 mayores empresas familiares del mundo.

 Los principales problemas de las empresas familiares

Entre los problemas más comunes originados en las empresas familiares, encontramos los relacionados con la misma relación familiar, entre los que destacan:

  • La sucesión: es un momento crítico que implica muy distintos problemas a nivel familiar, patrimonial y empresarial.
  • Superposición de dos sistemas, familia y empresa: dobles roles y falta de separación entre ambas áreas. Los miembros de la unidad familiar no pueden ser imprescindibles, por lo tanto, resulta de vital importancia despersonalizar la empresa.
  • Preferencias personales: no diferenciar entre los afectos y el bien de la empresa en la gestión a la hora de atribuir sueldos o puestos.
  • Un sistema excesivamente personalizado: falta de flexibilidad y exceso personalismo en la dirección.
  • La emotividad: trabajar con familiares puede añadir un componente extra emocional en cualquier interacción.
  • Choque generacional: las ideas de las generaciones más jóvenes chocan con la visión tradicional.
  • No saber delegar: delegación desdibujada, en ocasiones por la existencia de personas imprescindibles.
  • La falta de mecanismos: ausencia de reglas y tratamiento de situaciones problemáticas.
  • Responsabilidades confusas: superposición de roles y funciones sin definición clara o indefinidos.

Por lo tanto, resulta extremadamente complicado activar la venta de una empresa familiar.

Desde Delicias Capital, aconsejamos a todos aquellos empresarios que se sientan identificados con estos aspectos problemática que consulten nuestros servicios de “Venta de Empresas”.