LA EXPECTATIVA COMO FUNDAMENTO DE VALOR